CURSO DE MODA »
  • ¿Alguna vez te has parado a pensar en cómo viajaban las tendencias de unos países a otros? Te explicamos una de las curiosidades del mundo de la moda.
  • Los ‘sinsentidos’ de la moda.
Compartir: 
 

Evolución del mundo de la moda

¿Alguna vez te has parado a pensar en cómo viajaban las tendencias de unos países a otros, cuando Internet era todavía un invento para el que faltaban siglos? Sin televisión, ni webs, ni redes sociales…Ahora nos resulta impensable no transmitir las nuevas tendencias por estos medios y no estar al día a través de los mismos, de lo que se va a llevar o de lo que ya se lleva en el extremo opuesto del mundo: en cuestión de milésimas de segundos recibimos en streaming las imágenes de los desfiles y somos un invitado más del frontrow dispuestos a empaparnos de las siluetas, colores, estampados y texturas que para la temporada en cuestión propongan los directores creativos de las distintas marcas.

 

Pues bien, en el pasado también contaban con sus propios medios, y si no sabes todavía de lo que hablo esto va a resultarte muy curioso. Además de la pintura, que bien es sabido que servía para reflejar las modas del momento, se usó un sistema muy curioso para hacer llegar a los demás países lo que en otro se ponía de moda: las muñecas Pandora.

 

Su origen se remonta al siglo XVII, cuando el rey Enrique IV encargó dos muñecas que fueran vestidas según la moda de la corte francesa, para enviárselas a quien iba a convertirse en su esposa, María de Médicis. Mostraban los vestidos, pero también los peinados, maquillajes, sombreros, zapatos o joyas que eran más trendy en ese momento. La misma María Antonieta usó este sistema para transmitir a su madre (en Viena) y sus hermanas (en Nápoles y Parma) lo que arrasaba en Versalles, encargando a su modista Rose Bertin, que vistiera unas cuantas pandoras.

 

 Sin escatimar en detalles, los mismos ricos tejidos y delicados bordados de los vestidos “reales” se hacían en esas curiosas miniaturas, que alcanzaron un éxito rotundo. Las grandes damas de sociedad querían contar con su propia pandora para mostrar al resto su preponderancia y su estatus, ya que la moda -durante siglos- solo estuvo al alcance de unos pocos; y los sastres y modistas encontraron en este invento una herramienta fundamental para dar a conocer sus novedades en distintos lugares.

 

Con la aparición de las revistas de moda las pandoras fueron desapareciendo y el uso del maniquí se limitó a lo que hoy conocemos, como soporte de trabajo sobre el que trabajar las formas con los tejidos, o como elemento de exposición dentro de las tiendas, perdiendo su espíritu viajero.

 

¿Qué te ha parecido esta curiosidad? Siempre nos quedan historias por descubrir dentro de la moda. Si quieres formarte en el diseño de moda, en Creadiseño estamos deseando ayudarte a conseguirlo.

 
Sobre el Autor: Sara Urraza

Foto autor
Esta noticia no tiene comentarios todavía

Nuevo comentario:

Nombre (*)  Email (*)  Mensaje (*)